El Barroco (+ infografía)

¡Buenas tardes, familia! ¿Cómo han ido estos días? Yo he estado muy liada y no he podido compartir antes en el blog, pero hoy sí que toca cápsula divulgativa 🙂 Espero que os sirva y que paséis un buen finde (¡que ya lo tenemos aquí!). Como siempre, abrazos para todos🤗.

No cabe duda de que el Barroco es uno de los periodos más esplendorosos en cuanto a literatura en muchos países (al igual que sucedió en España), pero ¿qué características agrupa este período a lo largo y ancho de tierras europeas? Vamos a descubrirlo (o a recordarlo).

El Barroco tiene un contexto general muy específico puesto que se engloba dentro del ideario humanista que se inició en el siglo XIV en Italia y que proponía una serie de directrices que suponían una ”revolución” frente a aquello que había marcado toda la Edad Media. En este caso, el nuevo espíritu humanista dio como resultado la Reforma protestante pero es en este tiempo del Barroco (segunda mitad del XVII) que se genera precisamente una reacción contraria conocida como Contrarreforma (o Reforma Católica) que da respuesta a la de Martín Lutero. Poco a poco, pues, los nuevos horizontes de apertura, de tolerancia, de justicia, de amor al conocimiento y, más en general, los ideales vitalistas del Renacimiento comienzan a desintegrarse ante un panorama político, religioso, social y económico muy hostil.

barroco2Se puede hablar, por tanto, de una Europa en crisis que, por si fuera poco, sucumbe a una actitud temerosa y de gran miedo hacia enfermedades y epidemias (no olvidemos la Peste Negra del siglo XIV).  Mientras que el ideal renacentista se va evaporando, pues, el arte se va imbuyendo de una complejidad formal cada vez mayor que podríamos definir en tres fases: en primer lugar, con el estilo manierista; más tarde, el pleno barroco y, finalmente, el rococó.

Barroco es un término que encuentra su origen en la lengua francesa y que significa “extravagante” y durante mucho tiempo se utilizó en el arte como adjetivo peyorativo frente al gran arte clásico. Sin embargo, esto no fue motivo para que el movimiento enraizara de manera profunda en el siglo XVII y expresara todas las inquietudes acumuladas del momento. Es más, es de aquí donde nacen algunos puntales creativos que luego se darán en la historia de la literatura, la música y del arte en general. Solo el tiempo le dio a este período que nació como una tendencia, el peso de un estilo bien definido que acabó adquiriendo características propias según el país de recepción. Veamos algunas de ellas.

-Plantea, sobre todo, conceptos como el movimiento, la infinitud, la muerte, la paradoja y la transgresión de géneros en las artes.

-Se adquiere un carácter dramático y exuberante.

-En los géneros literarios se desarrollan diferentes efectos dramáticos, mientras que el teatro se convierte en un género de mucha importancia.

-Uso de la metaliteratura, es decir, literatura dentro de la literatura (cuentos dentro de novelas, pequeñas piezas teatrales dentro de una función, etc.).

-En términos generales, se desconfía de la razón, hay un llamamiento al instinto, la fantasía y la sensibilidad (que serán también las bases del Romanticismo).

-Se pasa de la línea clásica al claroscuro, del frontón al frontón roto, de la columna recta y sobria a la columna ornamentada.

-Creación de grandes escenografías desde el punto de vista arquitectónico.

En cuanto a autores, aquí nombro a los más importantes según los países de origen:

España: Miguel de  Cervantes, Francisco Quevedo, Luis de Góngora, Félix Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Tirso de Molina.

Inglaterra: William Shakespeare, John Donne, John Milton.

Francia: Pierre Corneille, Blaise Pascal, Jean Racine, Molière, Jean de la Fontaine, Nicolas Boileau, François de La Rochefocauld, Madame de La Fayette.

DonQuijoteA continuación quiero subrayar la importancia de una de las grandes obras de la literatura universal, quizás la española más famosa y reconocida en todo el mundo. Y no faltan los motivos, todos ellos sobradamente justificados (no puedo ocultar que tiene mi corazoncito robado). Efectivamente, se trata de nuestro Quijote, que ha traspasado fronteras con dos personajes de excepción: don Quijote y Sancho Panza. A pesar de que la concepción primera del Quijote es crear una parodia de las novelas de caballerías con el propósito de ridiculizar que aún tuvieran público fiel en la época, la obra sobrepasó sus límites y alcanzó otros puntos de vista, así como desafíos acerca del tema. Tanto es así que con el paso de las épocas y sus respectivos movimientos, todos ellos han querido centrarse en aspectos determinados de la obra de Cervantes, en unos intereses o en otros. Temas como la confrontación entre realidad y fantasía, la ilusión de idealizar la vida o la dureza de la realidad han sido algunos de ellos.

Don Quijote se erige como la persona que crea su propia realidad, que tiene la voluntad firme de ser quien quiere ser, cosa que crea una originalidad extrema en las letras de hasta ese momento. Asimismo, Cervantes crea personajes redondos que evolucionan y que nos muestra como Sancho Panza, paradigma del sentido realista del pueblo, acaba contagiándose del sentido ideal de su señor, y como el hidalgo acaba recuperando la razón en sus últimos días de vida. El diálogo que se establece entre ambos personajes resulta el gran acierto de la obra, la cual recoge el coloquio como uno de los géneros que ya se había recuperado desde el Renacimiento.

En cuanto al punto de vista narrativo, este es más complicado, puesto que quien explica la historia lo hace como historiador imparcial basándose en distintas fuentes y otorgando la autoría de esta a un tal Cide Hamete. Es aquí precisamente donde encontramos el juego de espejos típico del Barroco.

Capítulo XXI: “Que trata de la alta aventura y rica ganancia del yelmo de Mambrino, con otras cosas sucedidas a nuestro invencible caballero”

En esto comenzó a llover un poco, y quisiera Sancho que entraran en el molino de los batanes; mas habíales cobrado tal aborrecimiento Don Quijote por la pasada burla, que en ninguna manera quiso entrar dentro, y así, torciendo el camino a la derecha mano, dieron en otro como el que habían llevado el día antes.

De allí a poco descubrió Don Quijote un hombre a caballo, que traía en la cabeza una cosa que relumbraba como si fuera de oro, y aun él apenas le hubo visto, cuando se volvió a Sancho y le dijo: Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todos son sentencias sacadas de la misma experiencia, madre de las ciencias todas, especialmente aquel que dice: donde una puerta se cierra otra se abre: dígolo, porque si anoche nos cerró la ventura la puerta de la que buscábamos, engañándonos con los batanes, ahora nos abre de par en par otra para otra mejor y más cierta aventura, que si yo no acertare a entrar por ella, mía será la culpa, sin que la pueda dar a la poca noticia de batanes, ni a la oscuridad de la noche: digo esto, porque si no me engaño, hacia nosotros viene uno que trae en su cabeza puesto el yelmo de Mambrino, sobre que yo hice el juramento que sabes.

Mire vuestra merced bien lo que dice, y mejor lo que hace, dijo Sancho, que no querría que fuesen otros batanes que nos acabasen de batanar y aporrear el sentido. Válate el diablo por hombre, replicó Don Quijote. ¿Qué va de yelmo a batanes? No sé nada, respondió Sancho; mas a fe que si yo pudiera hablar tanto como solía, que quizá diera tales razones que vuestra merced viera que se engañaba en lo que dice. ¿Cómo me puedo engañar en lo que digo, traidor escrupuloso? dijo Don Quijote. Dime, ¿no ves aquel caballero que hacia nosotros viene sobre un caballo rucio rodado, que trae puesto en la cabeza un yelmo de oro? Lo que veo y columbro, respondió Sancho, no es sino un hombre sobre un asno pardo como el mío, que trae sobre la cabeza una cosa que relumbra. Pues ese es el yelmo de Mambrino, dijo Don Quijote: apártate a una parte y déjame con él a solas, verás cuán sin hablar palabra, por ahorrar del tiempo, concluyo esta aventura, y queda por mío el yelmo que tanto he deseado. Yo me tengo en cuidado en cuidado el apartarme, replicó Sancho; mas quiera Dios, tornó a decir, que orégano sea, y no batanes. Ya os he dicho, hermano, que no me mentéis ni por pienso más eso de los batanes, dijo Don Quijote, que voto… y no digo más, que os batanée el alma. Calló Sancho con temor que su amo no cumpliese el voto que le había echado redondo como una bola.

Es pues, el caso, que el yelmo, y el caballo y caballero que Don Quijote veía, era esto que en aquel contorno había dos lugares, el uno tan pequeño que no tenía ni botica ni barbero, y el otro, que estaba junto a él, sí, y así el barbero del mayor servía al menor, en el cual tuvo necesidad un enfermo de sangrarse, y otro de hacerse la barba, para lo cual venía el barbero, y traía una bacía de azofar; y quiso la suerte que al tiempo que venía comenzó a llover, y por que no se le manchase el sombrero, que debía de ser nuevo, se puso la bacía sobre la cabeza, y como estaba limpia, desde media legua relumbraba. Venía sobre un asno pardo, como Sancho dijo, esta fue la ocasión que a Don Quijote le pareció caballo rucio rodado, y caballero, y yelmo de oro; que todas las cosas que veía con mucha facilidad las acomodaba a sus desvariadas caballerías y mal andantes pensamientos: y cuando él vio que el pobre caballero llegaba cerca, sin ponerse con él en razones, a todo correr de Rocinante, le enristró con el lanzón bajo llevando intención de pasarle de parte a parte; mas cuando a él llegaba, sin detener la furia de su carrera, le dijo: Defiéndete, cautiva criatura, o entrégame de tu voluntad lo que con tanta razón se me debe.

El barbero, que tan sin pensarlo ni temerlo vio venir aquella fantasma sobre sí, no tuvo otro remedio para poder guardarse del golpe de la lanza, sino fue el dejarse caer del asno abajo, y no hubo tocado el suelo cuando se levantó más ligero que un gamo, y comenzó a correr por aquel llano, que no le alcanzara el viento. Dejóse la bacía en el suelo, con la cual se contentó Don Quijote, y dijo que el pagano había andado discreto, y que había imitado al castor, el cual, viéndose acosado de los cazadores, se taraza y corta con los dientes aquello por lo que él por instinto natural sabe que es perseguido. Mandó a Sancho que alzase el yelmo, el cual, tomándole en las manos, dijo: Por Dios que la bacía es buena, y que vale un real de a ocho como un maravedí, y dándosela a su amo, se la puso luego en la cabeza, rodeándola a una parte y a otra, buscándole el encaje, y como no se hallaba dijo: Sin duda que el pagano, a cuya medida se forjó primero esta famosa celada, debía de tener grandísima cabeza, y lo peor dello es que le falta la mitad.

Cuando Sancho oyó llamar a la bacía celada no pudo tener la risa; mas vínosele a las mientes la cólera de su amo, y calló en la mitad della. ¿De qué te ríes, Sancho? dijo Don Quijote. Ríome, respondió él, de considerar la gran cabeza que tenía el pagano, dueño de este almete, que semeja sino una bacía de barbero pintiparada. ¿Sabes qué imagino, Sancho? Que esta famosa pieza deste encantado yelmo, por algún extraño accidente de venir a manos de quien no supo conocer ni estimar su valor, y sin saber lo que hacía, viéndola de oro purísimo, debía de fundir la otra mitad para aprovecharse del precio, y de la otra mitad hizo esta, que parece bacía de barbero, como tú dices; pero sea lo que fuere, que para mí que la conozco no hace al caso su trasmutación, que yo la aderezaré en el primer lugar que haya herrero, y de suerte que no le haga ventaja ni aún le llegue la que hizo y forjó el dios de las herrerías para el dios de las batallas. Y en este entre tanto la traeré como pudiere, que más vale  algo que no nada, cuanto más que bien será bastante para defenderme de alguna pedrada […].

->Y aquí os dejo una infografía acerca del período. ¡Siéntete libre y comparte!

Infografía barroco
Infografía acerca del Barroco.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s