Kandinsky entre colores (+ propuesta didáctica)

¡Hola, amigos! ¿Cómo va esta semana? Parece que el calor ya comienza a apretar de lo lindo… Bueno, resistiremos como cada año 😂. Hoy comparto con vosotros la reseña de una obra muy conocida del gran Kandinsky y la acompaño también de una propuesta didáctica para llevar a clase con los peques. Por mi parte os envío un abrazo 🙂. ¡Comenzamos!

Kandinsky-composicion IVTítulo: Composición IV (o Batalla)

Autor: Wasily Kandinsky (1866-1944)

Cronología: 1911

Estilo: arte abstracto

Técnica: óleo

Soporte: tela, 1´59 m. x 2´5 m.

Localización actual: Kunstammlung Nordrhein-Westfalen, Düsseldorf.

Tema: batalla que se libra entre caballeros en un país de hadas. Posteriormente se ha considerado como una lucha entre elementos pictóricos.

kandinsky3No hay duda alguna acerca de a quién se considera el padre del arte abstracto. ¿A qué no? Efectivamente, no puede ser otro que Wasily Kandinsky, quien dio el pistoletazo de salida en el año 1910 con Primera acuarela abstracta, un paisaje estilizado y, sobre todo, colorista. En nuestro caso, Composición IV, ya forma parte de una serie totalmente abstractas. El pintor ruso afirmó que había descubierto “un cuadro” de verdad en tanto que observaba una obra de Monet y no entendió que se trataba de unas hacinas, por lo cual tuvo que leerlo en el catálogo. Sin darse cuenta, pues, llegó a su máxima: la abstracción pura.

Algunas de las obras del primer Kandinsky nos dan la posibilidad de identificar algún elemento semántico a simple vista, como es el caso del arcoíris que se observa en la Composición IV. Sin embargo, las formas tienden a diluirse en un mar de colores muy contrastados y contornos fluidos. En esta época, sus obras se erigen como auténticas sinfonías de colores y formas, además de transmitir una belleza que causa emoción gracias a estos coloridos y líneas que se organizan como si de una danza se tratara.

Hay que saber que para el ruso, los elementos básicos y fundamentales del dibujo eran dos: el punto y la línea. ¿Por qué? Según sus palabras, el punto es la célula original en reposo, es decir, muerta. A su vez, la línea es el trazo del punto cuando se activa en cuanto a movimiento, cuando renace. Esta visión específica de Kandinsky se percibe de una forma más clara en sus obras más evolucionadas, las cuales llegan a impregnarse incluso de una concepción arquitectónica o, en otros períodos, llegan a sustentarse en círculos concéntricos.

Kandinsky-composicion IVEn cuanto a la composición que nos ocupa hoy, esta se inspira en la escena de un cuento de hadas. Si aguzamos la vista, vemos que en el centro del cuadro aparece una montaña azul coronada por la silueta de un castillo. A la izquierda luchan unos caballeros que van armados con monturas y que se enfrentan por encima del arcoíris. A pesar de que la interpretación de las líneas nos dice esto, en 1913 Kandinsky sostenía que su intención no era dotar a sus obras de un hilo narrativo. Así pues, y según la nueva interpretación que nos brinda el propio artista, se convierte en un conflicto entre elementos abstractos: por una parte, el amarillo estridente contra el intenso azul; por otra, la curva con la línea recta. El mismo pintor revelaba en sus escritos su capacidad de transformar en grafismo las sensaciones que él mismo experimentaba, como fue el caso de la primera vez que escuchó la ópera Lohengrin de Wagner y que definió de esta manera: “Vi en espíritu todos mis colores: estaban delante de mis ojos. Líneas desenfrenadas, como enloquecidas, se trazaban delante de mí”.

Hasta que Primera acuarela abstracta no vio la luz en 1910, la historia de la pintura jamás había albergado en su periplo artístico una obra de esta índole. Este paisaje colorista y estilizado inspiró a Kandinsky la sensación, cuando lo vio invertido, de un nuevo mundo de colores y formas irregulares con gran expresividad. Desde ese momento comenzó a pintar obras de este estilo, todas ellas dominadas por elementos siempre reincidentes: el dinamismo y la emoción (y siempre inspirado también por la música que escuchaba mientras se dedicaba al arte).

kandinsky2En esta primera etapa, la que abarca de 1910 a 1921, la obra del genial pintor ruso se basaba en los principios que él mismo expone en el libro Sobre la espiritualidad en el arte (1911), publicado en el mismo año en el que alumbró la obra Primera acuarela abstracta. Esta misma se inspiraba en pintores como Gauguin, Van Gogh, los neoimpresionistas, en los vitrales de las iglesias, en el poderoso colorido de los fauvistas y en el arte que nacía de su Rusia madre, quien le creaba un estado de ánimo que se movía entre el misticismo y lo fantástico cuando observaba su folklore repleto de vivos colores y ornamentación abstracta. Su obra fue tan extensa como los motivos que lo inspiraban a la hora de pintar, desde imágenes basadas en paisajes hasta leyendas, pasando por temas bíblicos.

Para entender bien la obra de Kandinsky no se puede pasar por alto una información muy útil en cuanto a la catalogación de sus obras. Veamos. Entre 1910 y 1914, el pintor realizó dos extensas series que él mismo las tituló como:

 –Composiciones: telas elaboradas lentamente

Improvisaciones: nacen de la “necesidad interior”

Asimismo, también hay una tercera categoría llamada:

Impresiones: obras en las cuales aún se puede descifrar el objeto que se representa.

El predominio del color que se ve en sus obras no quiere decir que Kandinsky renunciara a las formas reconocibles, sino que simplemente podía prescindir de ellas.

En el fondo lo que el artista buscaba con su obra era la emancipación de la obra de arte de su función de reproducción ficticia, esto es, ya no se quiere reflejar el mundo en el cuadro, sino que se busca un lenguaje pictórico que permita al espectador de comunicarse con la pintura. Él concebía la pintura como un arte que tuviera la capacidad de reproducir la comunicación, sin palabras, pero con color y forma.

-> A continuación comparto con vosotros una propuesta para llevar a clase con los más pequeños (¡y para los mayores también si os animáis!).

PROPUESTA DIDÁCTICA:

Kandinsky-didáctica

Actividad:

Título: “Kandinsky entre colores”.

Educación: a partir de 5/6 años.

Competencias: conocimiento del entorno cultural, expresión de las emociones, creatividad, técnicas de trabajo individual.

Materiales: cartulinas, materiales para colorear (ceras, rotuladores, lápices), cola/pegamento, barniz.

Palabras clave: arte, pintura, expresión artística, Kandinsky, siglo XX.

[Aspectos preliminares]: Para trabajar esta actividad es necesario que el docente haga una introducción preliminar de lo que se va a tratar posteriormente en la clase a modo de actividad. En este caso, por ejemplo, se les puede preguntar a los niños si han ido a algún museo, qué tipo de cosas vieron allí y si les gustaron, qué es lo que más les gusta cuando hacen trabajos artísticos, etc. El objetivo es que se establezca un buen hilo conductor para introducirlos en la actividad y que la explicación del pintor no se vea como algo brusco. Para seguir con la introducción, pero ya ahondando en la figura del artista, se puede seguir esta secuencia:

Introducción del artista (foto, nombre, mapa de su país, obras más conocidas, cosas que le gustaran, etc.). Ambientación con música clásica.

Importancia del color por encima del objeto.

Importancia de Wagner y de la música clásica en general cuando pintaba sus obras (siempre lo hacía con esta de fondo).

Evolución en su obra: primero pintó cosas reales (personas, paisajes, objetos) y luego retrató cosas abstractas (líneas, colores, formas, puntos, etc.).

Hincapié en la obra Estudio de color. Cuadrados con círculos concéntricos (1913). Será a partir de esta que se desarrolle la actividad en clase.

Procedimiento:

-El profesor repartirá a los alumnos 12 recortes de cartulina que deben semejarse a los distintos cuadrados que conforman la obra del artista. Pueden ser recortes de 10×8, por ejemplo. Una vez repartidos, el docente deberá haber pensado previamente con qué tipo de material se va a llevar a cabo la elaboración de los círculos concéntricos de color. Algunas opciones pueden ser estas que detallamos a continuación:

  • a) círculos con cartulinas de colores de distintos tamaños para sobreponer uno encima del otro.

 

  • b) dibujar con rotulador/cera/plastidecor un punto en medio del recorte e ir añadiendo círculos sucesivos alrededor de los anteriores, con los colores que quieran los niños. Los espacios que sobren en las puntas del recorte también se pueden pintar si se desea.

 

  • c) Hacer que los alumnos recolecten previamente (en sus casas) tapones/ tapas de distintos tamaños (con 3 ó 4 ya sería suficiente). Una vez reunidos, deberán mojar estos mismos en boles con pintura de distinto color e ir estampándolos en el centro del recorte para crear el efecto de círculos concéntricos.

-Una vez elaborados los 12 recortes deberán hacer uso del pegamento/cola para engancharlos en una cartulina más grande a modo de marco. A continuación se puede pasar un poco de laca para que los colores brillen más o simplemente barnizar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s