Vive como quieras

vivecomoquierasTítulo: Vive como quieras (You can´t take it with you)

Director: Frank Capra

Año: 1938

País: EEUU

Actores: James Stewart, Jean Arthur, Lionel Barrymore, Edward Arnold, Spring Byington, Ann Miller.

Género: Comedia romántica

Duración: 126 minutos

Lengua original: inglés

Productora: Columbia Pictures

¡Buenas tardes, gente! ¿Cómo va la semana? 😊Ya nos queda nada para el ansiado viernes… pero hoy toca reseña de cine en el blog. ¡Espero que os guste! Abrazos para todos y que fluya la felicidad 🤗.

Como toda representación artística, el cine también tiene sus sellos. El otro día, echando un vistazo a las películas que han ido creando mi cinegrafía de cine clásico, di con una de mis favoritas (sí, soy una cinéfila empedernida y disfruto muchísimo del cine en mayúsculas), de modo que me dispuse a ver Vive como quieras, con el sello del gran Capra. La sinopsis que se encuentra acerca de ella nos dice lo siguiente: “Alice Sycamore es la única persona con un poco de cordura en una familia llena de lunáticos. Alice se enamora de su jefe, Tony Kirby, cuya familia, por su parte, es todo lo contrario: son ricos y refinadamente cursis. Las diferencias entre el estilo de vida y la mentalidad de ambas familias se agudizan cuando los padres de él van a cenar a casa de ella y la cena termina con la entrada de la policía en la casa y la detención de todos los presentes, acusados de anarquistas”.

Sin embargo, la película está cuajada de mensajes universales, mucho más allá de la simple comedia de dos enamorados que se ven envueltos en una serie de impedimentos sociales o fortuitos. El director, con gran maestría a la hora de crear una mixtura hecha de duro mensaje pero con elegancia y sutileza, tiene la capacidad de envolver su obra y rociarla de pequeñas notas acerca de la condición humana, la vida y nuestras actitudes. Como el joyero que cuaja y engarza sus metales nobles de florituras, Capra interviene en el proceso creativo para concebir y originar lo que yo misma denominaría como: la cápsula lectiva invisible. ¿Qué quiero decir con esto? Lo siguiente: dos horas en las que el espectador se convierte en discípulo del director y mentor desde su sofá. Para bien, por supuesto.

vivecomoquieras2No importa tanto lo que Kirby le dice a Alice mientra la besa, las actividades variopintas que practica la familia de la chica a cualquier hora del día o cuáles son exactamente los juguetes que crea el señor Poppins junto a su cuadrilla en el taller del sótano de la casa, no. Lo que realmente importa es lo que impregna esos más de 120 minutos de cinta en blanco y negro. Lo que importa es el mensaje que se lanza al orbe. El amor que vence frente a cualquier barrera social o convención, el valor de esa sincera y noble amistad que siempre está al otro lado en cuanto uno peligra y que no entiende de intereses creados, la enseñanza de aquello que podemos resumir como “no es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita”, la dolorosa caducidad de aquello secundario que nos engrandece frente a los demás pero que nos hace extraordinariamente desgraciados al mismo tiempo, el peso implacable de la conciencia por haber desarrollado la avaricia y el afán de poder en grado superlativo, la sencillez del espíritu y la grandeza de sus sentimientos, la libertad innata del ser humano, las falsas apariencias que mucho tienen que ver con la hipocresía y poco con el componente humano o la recuperación de esos valores básicos y esos pilares fundamentales que parece que hayamos olvidado con el paso del tiempo como la familia.

frankcapraSon estos los mensajes que cuajan la obra de Capra, a través de una escena sencilla que no escapa más allá de un decorado pero que alberga una gran carga inferencial. Quién no podría resumir como simplemente magistral, inteligente, lúcido y elegante el mensaje que transmite el padre a su hija escritora en el que le dice lo siguiente:

-Padre: ¿Por qué no escribes una comedia sobre la ismomanía? Sí, claro, ya sabes… comunismo, fascismo, hinduismo… y todo acaba en –ismo.

-Hija: ¡Creí que era una enfermedad!

-P: Por lo menos es algo contagioso. En esta época si algo no va como debiera, sales, te buscas un –ismo y todo resuelto.

-H: Lo pondré en mi novela para la protagonista.

-P: Ponle un poco de americanismo, que aprenda algo sobre América… Patrick Henry, Samuel Adams, Washington, Jefferson, Monroe, Lincoln, Lee, Edison, Mark Twain… Cuando algo les iba mal a estos muchachos no tenían que buscar ningún –ismo. Lincoln decía: “Malicia para nadie, calidad para todos”, mientras que ahora se dice: “O piensas como yo o te deshago a bombazos”.

Corría el año 1938. Capra sabía de la Guerra Civil Española, por supuesto, pero también veía venir la Segunda Guerra Mundial. Quitémonos el sombrero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s