Scrooge, la joya navideña

scroogeTítulo: Scrooge

Director: Ronald Neame

País: Reino Unido

Año: 1970

Duración: 1h 53 m

Género: musical

Lengua original: inglés

Actores: Albert Finney, Alec Guinness, Edith Evans.

Productora: Waterbury Films

No hay duda de que para mucha gente la Navidad es una de las épocas más bonitas del año. Quizás es en esta época y no en otras (por desgracia) donde nos acordamos de lo que nos tendría que caracterizar como seres humanos ejerciendo valores y sentimientos que hemos podido ovidar el resto de año y que no voy a citar (pues tampoco quiero parecer un sermón en boca de cura).  Una de las primeras cosas que puedo recordar de mis navidades siendo muy pequeña es una tradición familiar que aun se conserva en mi casa (entre otras, claro está): ver la película de Scrooge por Nochebuena después de haber cenado. Una tradición que se ha ido perpetuando a lo largo de los años y que espero poder transmitir yo también a los míos. De este modo, pues, la tradición se ha sustentado gracias a la película que hoy quiero reseñar como post cinéfilo y navideño (también recomendaré otra para los más peques la próxima semana).

Hablar de Scrooge (o también llamada Muchas gracias, Mr. Scrooge) es apelar al conocimiento literario y recuperar una de las obras más famosas del gran Charles Dickens con su A Christmas carol (1843), un cuento que tuvo un éxito arrollador entre el público y la crítica de la época y que le valió al prolífico autor una bonita descripción: nadie como él para contar y describir la Navidad. Tanto fue su éxito que la obra no ha dejado de editarse en todos estos años y se ha adaptado a todos los formatos posibles (película, dibujos animados, cuentos infantiles, teatro, etc.), hecho que ha facilitado su catapulta hacia la consideración de clásico navideño. El argumento ya lo conocemos: un viejo avaro llamado Ebenezer Scrooge que recibe la visita durante la madrugada de Navidad de los espíritus del pasado, del presente y del futuro, los cuales obrarán una transformación total en el protagonista, quien cambiará por completo y aprenderá de nuevo a vivir y a corregir sus pecados.

scrooge18Podríamos decir que la película tiene una voluntad exquisita a la hora de recrear una historia de Navidad con impregnación hasta el tuétano. Solamente la primera imagen muestra el trabajo laborioso de unas ilustraciones a mano que nos sumergen en distintas escenas de la película junto a un acompañamiento instrumental extraordinario que logra penetrar en el oído y en la memoria durante días. No es de extrañar, pues, que si ya se observa esta exquisitez en los créditos iniciales, la ambientación y los decorados de la película resulten totalmente acertados y dignos de mención. albert-finney_scrooge_1970Desde la cera que se acumula en la base de las velas que ilustran el modus vivendi del avaro hasta las paredes roñosas y enmohecidas pasando por las uñas ennegrecidas del protagonista o el ambiente puramente invernal que envuelve a todo el filme y que se identifica con esa neblina típica londinense.

Otro aspecto que destaca sobremanera es el vestuario que se muestra y se exhibe. La distinción de los ropajes entre ricos y pobres que se manifiesta con los grandes vestidos de las damas con todo lujo de detalles incluidos, las ropas raídas de los más humildes y de aquellos que ni pueden llevar un abrigo con la abrumadora capa del tiempo y la miseria. De igual manera, la recreación de los espacios que se transitan en esta época del año por todos los ciudadanos nos muestra un crisol de los dos estratos muy fidedigno del año 1860; unos saliendo de hacer grandes compras navideñas a base de vinos y caras frutas o juguetes; otros, pidiendo limosna en una ciudad donde riqueza y sordidez van unidas de la mano.  Asimismo, el reparto principal de la película queda engarzado en una simbiosis perfecta con los figurantes, los cuales muchas veces son maravillosos bailarines que aportan una comparsa espectacular al musical.

Actualmente cuando vemos un clásico del cine o películas anteriores a los años 80/90 puede pasar que nos provoque risa ver determinados efectos especiales. Seamos realistas, hay que ser conscientes del tiempo y los avances y, en este caso, Scrooge tuvo una buena implicación con estos, como las imágenes difuminadas en movimiento, los vuelos de los actores por el cielo a cámara rápida o imágenes distorsionadas, entre otros. scrooge1970Es así cómo, pues, el ambiente misterioso o que conduce a lo paranormal se consigue a través de forma gradual y sin caer en lo extremadamente fantasioso. Es verdad que se juega con el binomio realidad/fantasía, no se puede negar porque la historia lo requiere, pero hasta incluso en las imágenes que se consideran más terroríficas hay un dominio de la sutileza mediante analepsis y prolepsis, por ejemplo, o difuminados para las imágenes del pasado. No se cae en lo grotesco, no.

La gradación de los efectos especiales en cuanto al misterio como decíamos no es el único aspecto en el cual se ejerce, pues esta misma también se experimenta a través de los tres espíritus que configuran la obra: pasado, presente y futuro. ¿Qué es lo que quiero decir con esto? Que la simbología de la evolución y el renacimiento de Scrooge vienen determinadas por el cromatismo de las escenas, de modo que el pasado se observa con colores más claros, motas de color en la infancia; el presente, queda rodeado por la penumbra, los claroscuros, el color sepia que evoca el peso y las huellas del tiempo; el futuro, la más estricta oscuridad acompañada del silencio y la desolación. 1970_-albert-finney_scroogeSin embargo, Scrooge es el mismo personaje que se encarga de agitar y cambiar lo acaecido hasta el momento con la ayuda de la conciencia, es decir, el pasado, las sombras, lo oscuro, y asegura la senda hacia la nueva risa, la ilusión y la esperanza. El ciclo, a su vez, queda perfectamente encajado con la rotación de las estaciones, el lejano invierno de la infancia, la primavera que se dejó perder y la vuelta al invierno del cual se renace.

Y no por último menos importante es la banda sonora de la película. Ya sabemos que se trata de un musical pero la excelencia de la adaptación de la obra implica olvidar en ciertos instantes que se trata de este género. Podemos decir, sin duda, que las más de 15 canciones que se interpretan laten a fuerza de sentimiento, mensaje humano y lirismo. Una auténtica delicia que se instala en memoria y canturreo en los días sucesivos. Palabra.

No hay que olvidar que el filme consiguió cuatro nominaciones al Óscar y cinco a los Globos de Oro de 1970. Finalmente, Albert Finney se alzó con el Golden Globe Award como mejor actor de musical/comedia.

En consecuencia, una pequeña joya de apenas 120 minutos que merece estar en la biblioteca de todo cinéfilo y amante de Dickens, de la Navidad y de las películas que logran transmitir valores humanos de calado y revolucionar las conciencias adormecidas.

¡Muchas gracias, Mr. Scrooge!

 

Aquí os dejo varios enlaces relacionados con el filme:

Película completa en español:

 

Banda sonora completa: https://www.youtube.com/watch?v=5NzMJzuyLnw&list=PLCp_x2T4t68Py6WK6N4jdIa7y44-nodOe

Anuncios

One thought on “Scrooge, la joya navideña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s