La leyenda de las aguas: Ondina

¡Ciao, amigos! ¿Cómo va eso? ¡Por fin viernes! Espero que hayáis pasado un buen puente y que lo hayáis aprovechado ☺️. Ahora solo toca esperar al próximo 😂 . Hoy quiero compartir con vosotros una obra que merece mucho la pena leer, desde mi punto de vista. No os robará mucho tiempo y es una de esas joyas que hace falta perpetuar. Aquí os dejo la reseña. ¡Disfrutad del finde y sed muy felices! ❤️

Tengo que reconocer que siempre he sentido una especial inclinación por el período romántico en todas sus manifestaciones (literatura, arquitectura, pintura, etc.) y hoy, por tanto, siento una alegría especial por poder reseñar esta obra. Además, la mitología (también muy presente en este período) es uno de mis temas favoritos. Me es imposible no recordar cómo disfrutaba en clase cuando me contaban aquellos maravillosos mitos de la tradición griega y todas aquellas leyendas de cualquier nacionalidad (sentimiento nostálgico modo ON). Sin embargo, como ya no soy aquella jovencita adolescente que tomaba apuntes sin parar para retener todo cuanto puediera sobre todo esto, hoy voy a ser yo quien explique una obra relacionada, y mucho, con la mitología clásica.

Ondina surge de la pluma romántica de Friedrich de la Motte Fouqué (Brandenburgo 1777 – Berlín, 1843), autor que cultivó entre su obra general novelas y obras de teatro, principalmente. En 1811 se publicó la versión en alemán y en 1818 en inglés, ambas con gran éxito de crítica y acogida. Asimismo, E.T.A Hoffmann (recordad El Cascanueces) compuso la ópera Undine basado en el cuento de Fouqué.

Si nos centramos plenamente en la obra, su caracterización en cuanto a subgénero me resulta  complicada, ya que puede interpretarse como relato, cuento o bien leyenda, pero lo que es indiscutible es que el autor se sirve de la tradición mitológica para su creación. Como su título indica, Ondina es la historia de un espíritu del agua (también identificado como ninfa) que solo con el amor de un hombre mortal podrá conseguir un alma. Sin embargo, antes quiero recordar que estas ondinas o criaturas del agua forman parte de la mitología griega y se pueden identificar con el nombre de Náyades (ondinas en la mitología germánico-escandinava), las cuales poseen gran belleza, se rigen por las fuerzas elementales del agua y habitan en lagos, ríos, estanques o fuentes, pero siempre en aguas dulces. Ondina nos narra la historia de esta misma, la hija de un príncipe de las aguas que es adoptada por un matrimonio de pescadores cuando estos han perdido a su hija. Un día, años después y por puro azar, conoce a Huldebrando, un noble caballero que cae rendidamente enamorado de la muchacha. El amor no tarda en ser correspondido por la ninfa de las aguas y deciden casarse. Ondina ya ha conseguido un alma, pero su procedencia sigue siendo la misma, sin que se pueda obviar. Y los pesares de la chica en su matrimonio son castigados por el tío de esta, Kuhleborn, desde sus dominios acuáticos, lo que enfurece a su marido, quien acaba engendrando una especie de odio hacia ella. Con el cruce de otra mujer en el camino de los dos enamorados, es lógico que la historia esté más que servida. Será con las duras palabras que un día proferirá Huldebrando hacia su esposa cuando esta desaparecerá bajo las aguas sin poder evitar su trágico destino. No obstante, y con un nuevo matrimonio que no llegará a celebrarse entre el noble y una amiga de ambos, Bertalda, Huldebrando seguirá a su esposa en su búsqueda más allá de la muerte, pues el amor puro tiene principio pero no final.

ondina
Ilustración de Benjamin Lacombe

–Has de saber amigo mío –dijo Ondina–, que en los elementos existen seres que, en el exterior, difieren poco de los seres humanos, pero que no se aparecen a ellos más que en raras ocasiones. Las extrañas salamandras brillan y juguetean en el fuego; en las profundidades de la tierra habitan los odiosos y perversos gnomos; los encantadores silfos habitan en el aire y revolotean en las nubes; en los lagos, los ríos, los arroyos y los mares, vive el numeroso pueblo de las ondinas. Son felices en sus magníficas moradas, bajo sus bóvedas de líquido cristal que les dejan ver el sol y las estrellas, esas maravillas de la creación. Inmensos árboles de coral con sus hermosos frutos rojos y azules adornan sus jardines. Pisan una arena pura, sembrada de conchas de distintos colores. Los habitantes de las aguas son, la mayoría, de un aspecto afable, agradable, más bellos que los hombres.

–Amigo mío, tienes ante ti a una de esas ondinas.

El alemán forja un estilo literario propio, no hay duda de ello. Su pluma se envuelve en un aura puramente romántica que se refleja en el gusto por la evocación, aquello onírico, el gusto por los paisajes siniestros y envueltos de misterio (en algunos momentos me ha parecido vislumbrar rastros de novela gótica) y por lo sobrenatural. Asimismo, los personajes que dibuja el escritor se muestran como víctimas de su propia evolución. El cambio que experimenta Ondina después de haberse casado con Huldebrando es más que notable, del mismo modo que lo hace el marido. El mensaje es claro y absoluto: el ser humano es víctima de sus emociones y sentimientos, pues resulta imposible escaparse de ellos, como bien sustenta el Romanticismo entre sus muchos preceptos. A través de una escritura ágil y al mismo tiempo suntuosa, delicada y arquetípica del lenguaje de la época donde lo sutilmente arcaico encaja con lo bello, no es de extrañar que se haya convertido en una de las muestras más valoradas del movimiento que se erigió para sublevarse al racionalismo neoclásico.

Sin embargo, y a pesar de que Ondina supuso una de las obras cúspide de la literatura romántica e incluso fue fuente de inspiración para autores como Goethe y Wagner, de la Motte Fouqué pareció quedarse anclado en este período y no supo modernizarse a los nuevos tiempos y a las nuevas corrientes que nacieron en Europa, de modo que gradualmente cayó en el olvido.

Para aquellos que estéis interesados en leer la obra, podréis encontrar bastantes ediciones de distintas editoriales, pero de todos modos os dejo el enlace web.

-Versión completa online: http://ageps.webs.uvigo.es/Andersen/Ondina.pdf

Anuncios

2 thoughts on “La leyenda de las aguas: Ondina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s