La bailarina de Mori

¡Buenas, amantes de los libros! ¿Qué tal estáis? ¡Ya estamos a jueves y el finde está muy cerquita! 😊. Qué bien suena eso… Bueno, hoy os traigo una reseña con mucha ilusión porque comienzo a descubrir una literatura que aún no había tenido el placer de degustar demasiado (y como a mí me encanta descubrir cosas nuevas, ¡contentísima que me hallo! 😂), de modo que espero que os anime a decidiros y a leer la obra de este autor que yo ya tengo bien anotado en mi libreta. Os deseo un feliz jueves y un genial y cercano weekend. Y como siempre… ¡Que fluya la felicidad! 🙂 🤗 👍

la-bailarina

1. Título: La bailarina

2. Autor: Ōgai Mori

3. Editorial: Impedimenta

4. Año de publicación: 2011

5. Número de páginas: 80

6. Precio: 9´95 €

 

Dicen que una cosa lleva a otra, es cierto. En esta ocasión, un autor lleva a otro, y este fue el caso de mi última lectura, titulada del mismo modo que encabeza esta nueva entrada. Os debo confesar que mi conocimiento acerca de la literatura japonesa es bastante limitado pero creo que con este autor se ha iniciado una relación que intuyo muy duradera. ¿Por qué? Quizás al final de la reseña tengáis motivos para buscar la obra y leerla también. ¡Comencemos ya!

Ogai Mori (pseudónimo de Rintaro Mori) nació en el año 1862 en Tsuwano, Japón. A los 19 años, ya licenciado en Medicina y con una prometedora trayectoria por delante, recibió una beca del gobierno nipón para estudiar en Alemania, país al que se dirigió sin dudarlo y en el que vivió durante el periodo 1884-1888. Es cierto que no me gusta recrearme demasiado en la biografía de los autores porque como alguien proclamó una vez, la muerte del autor llega con el inicio de la escritura de una obra (algún día explicaré esa premisa de Roland Barthes), pero en este caso lo he querido hacer porque sabemos que el relato de Mori es autobiográfico en su gran mayoría (creo que lo único que difiere es el nombre de su amada y la carrera que el protagonista dice estudiar).

La bailarina nos explica la historia de Toyotaro, un chico japonés que recibe una beca para ir a estudiar a Alemania, a donde encamina sus nuevos pasos. Un día, por pura casualidad, se cruza con Elise, una joven bailarina de gran belleza. Atraído por ella desde el primer momento, Toyotaro inicia un noviazgo con la muchacha, bailarina de profesión y de recursos económicos muy limitados. Paralelamente a esta relación, el joven japonés parece ir perdiendo su prestigio tanto social como económico por diversas causas, hasta que un día se cruza con un amigo de su país natal que le comenzará a abrir de nuevo las puertas hacia esa reputación perdida.

La historia de amor entre Toyotaro y Elise puede interpretarse, como bien dice Fernando Cordobés en el prólogo de la traducción española, como la historia de un amor o el relato de una traición. No obstante, se interprete de una manera u otra, hay componentes que sobrevuelan e impregnan esta relación, como el egoísmo, el peso de un código de valores extremadamente estricto como es el japonés o la manipulación de aquellos más astutos sobre aquellos más débiles, entre otros. La evidencia nace cuando el protagonista se dibuja como una marioneta manipulable que, aun estando lejos de su país, oye sus ecos y se deja arrastrar por el peso del honor, del prestigio y de la patria, incapaz de poder cambiar un destino que ya le parece determinado. La eterna lucha y la inolvidable balanza entre los valores y el sentimiento, el código de conducta que se libra en batalla con la pulsión emocional.

“Mi corazón se comportaba como las hojas del árbol de la seda, que se encogen y rehúyen cuando se las toca”.

La bailarina pone de manifiesto la visión de un oriental de la sociedad moderna europea del XIX (concretamente Berlín), donde las diferencias, en ocasiones, parecen ser evidentes. Es más, la obra no deja de ser un retablo a modo de constelación donde los pequeños detalles van mostrando punto a punto pequeños antagonismos entre los enamorados (desde el color de piel, el color de los ojos, los códigos éticos, los países, los prestigios, la gente que los rodea, etc.). Mori, a su vez y, a pesar de las grandes diferencias observables entre los amantes, unifica el relato haciendo uso de una pluma delicada, sutil, poética en ocasiones, minuciosa y muy japonesa en alma, puesto que parece buscar el siempre ansiado equilibrio. Y no sin olvidar que se construye un nuevo ejercicio: el de una prosa puramente japonesa rociada de la vanguardia europea. Por último, y no por ello menos importante, cabe destacar la exquisitez de la portada de la obra, la perfecta ilustración para resguardar este regalo tan delicado que nos ofrece el autor japonés.

Como ya sabéis, en mis reseñas siempre añado algún aspecto que desde mi perspectiva podría haberse revisado y/o mejorado, y aunque me cuesta un verdadero esfuerzo encontrarlo, me habría gustado (siempre desde mi humilde subjetividad) que el relato se hubiera prolongado un poco más, que los últimos pensamientos de Toyotaro hubieran sido más generosos.

Mori se erige como una de las figuras más representativas de la época Meiji japonesa (se conoce así por el reinado del emperador Meiji en el periodo 1868-1912), así como por uno de los escritores que más se acercó y trasladó hasta Japón las corrientes europeas del momento, tanto que se dedicó también a traducir literatura del viejo continente a su lengua. Entre sus obras más destacadas (y traducidas al español ➡️ INDIRECTA: se necesitan más obras suyas traducidas) podéis encontrar, además de la aquí reseñada, Vita Sexualis (1909), El ganso salvaje (1911), El intendente Sansho (1912) y La familia Abe y otros relatos históricos (1913).

Anuncios

4 thoughts on “La bailarina de Mori

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s