¿Napoleón envenenado?

¡Buenas, buenísimas tardes! ¿Cómo estáis? Como ya os dije el lunes… hoy… (redoble de tambores) ¡toca reseña! 🎉🎉🎉 Bueno, vale, no me emociono más 😂. El caso es que hoy os traigo una sobre novela histórica (el título del post ya es bastante previsible) y quiero compartirla con todos vosotros, con nuestra familia de bookbloggers y bibliófilos. Espero que os sea de utilidad. Y ya sabéis que podéis comentar lo que queráis 😊. Nos vemos la semana que viene, así que portaos bien (bueno, como vosotros prefiráis) y disfrutad de la semana que queda, ¡que ya se nos acaba el mes! 

¡Que fluya la felicidad! 

ElvenenodeNapoleón

1. Título del libro: El veneno de Napoleón

2. Autor: Edmundo Díaz Conde

3. Editorial: MR Ediciones

4. Año de publicación: 2008

5. Número de páginas: 506

6. Precio: 9´95 €

 

Primeras impresiones: Este libro llegó a mis manos a través de un familiar, todo hay que decirlo. Lo digo porque no puedo saber si en una librería me hubiera detenido a echarle un vistazo. Quizás sí (o no). De todas maneras, el libro me sorprendió por el título, pues rápidamente hice la asociación Napoleón-veneno y pensé: ¿cómo?. No sé si todo el mundo se hará la misma pregunta pero hasta el momento no tenía constancia de que Napoleón se viera envuelto en este tipo de situación/mito/historia legendaria/realidad. Y dejémoslo aquí porque tampoco quiero pecar de crueldad y desvelar ningún final.

Breve resumen: Pasada la Revolución francesa, un bebé llega a un burdel de París. Años más tarde ese bebé sin nombre convertido ya en joven partirá a la norteamericana Nueva Orleans y allí aprenderá de la mano de una sacerdotisa/hechicera uno de los oficios más antiguos del mundo: el de envenenador. Pronto se convertirá en un hombre temido y respetado, tanto que desde Francia se le hará un importantísimo encargo, pero esta vez para una de las figuras más destacadas de la historia contemporánea: Napoleón Bonaparte.

Estructura: Se conforma como prólogo + 20 capítulos + epílogo. Los capítulos siguen el orden cronológico normal (infancia a edad adulta). En cuanto a la extensión de los capítulos, no hay un patrón numérico que se repita, de modo que podemos encontrar un capítulo de 17 páginas y otro de 28. Hay que decir que ninguno sobrepasa más de las 30 páginas, por lo que no se tratan de capítulos excesivamente largos. Con todo, y desde mi punto de vista, hubiera agradecido un poco más de uniformidad respecto al número de páginas (vale, sí, llamadme exagerada, pero quiero ser sincera 😜 ).

Aspectos mejorables:

  • Se podría disminuir la descripción, puesto que en determinados pasajes llega a ser excesiva.
  • Agilizar más la trama principal (el envenenamiento de Napoleón se hace esperar, no digo más. Y no es cuestión de la excesiva descripción, pues me he fijado que Díaz Conde es un escritor que se siente atraído por ella).
  • Ausencia del factor sorpresa pasada la mitad del libro, pues algunos puntos de la trama ya son previsibles.

Aspectos destacables: El escritor tiene la habilidad de saber engarzar la trama ficcional de sus personajes con el momento histórico exacto que se narra, hecho que debe reconocerse y agradecérsele abiertamente. Asimismo, se observa el trabajo de documentación histórica por parte de Díaz Conde, quien, a su vez, sabe transmitirla al lector de manera clara y sin alargarse demasiado (aspecto que me choca).

Conclusiones: Desde mi perspectiva el libro está bien en términos generales, sí, pero falla la agilidad en la descripción exhaustiva que ejerce en determinados capítulos. Por ejemplo, creo que describe y resume muy bien el contexto histórico cuando debe (y es necesario para el lector), pero se explaya demasiado, para mi gusto, en otro tipo de descripciones (el color y la tonalidad de la mesa de un mesón de un pueblo de Francia, la procedencia de los antídotos para determinados venenos, etc.) Son ese tipo de detalles en los que le gusta recrearse y que, a mi juicio, condensan innecesariamente la lectura. Por otra parte, he echado en falta algún giro más radical en la historia (soy de emociones fuertes) y en determinados momentos, sobre todo a partir de la segunda mitad de la obra, empecé a prever –acertadamente- el final.

Curiosidades: Me sorprendió la figura de Napoleón, ciertamente. Estamos muy habituados a leer, encontrar, que nos comenten y comprar libros acerca de la Segunda Guerra Mundial, sobre la figura y el personaje de Hitler o Franco, por ejemplo, pero cuesta encontrar (al menos que yo recuerde) momentos en que haya leído sobre el emperador francés (y tiene mucho jugo, la verdad). ¿Se acercará tímidamente la ola de los olvidados? 😊 ¡Ahí lo dejo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s